miércoles, 23 mayo 2018
Buscar Aqui
Ciudad y Estado
(ej: Miami, FL)
Primeros Problemas por Libros E-mail

 

Los autores de la antigüedad no tenían ningún derecho sobre sus obras publicadas; no existían ni los derechos de autor ni derechos de los editores. Cada quién podía copiar un libro y modificar su contexto. Los editores ganaban bastante dinero y los autores ganaban, principalmente, la satisfacción: el libro conseguía eternizar a su autor. Esto pertenece a la concepción tradicional de la cultura: un autor se forma imitando a unos modelos a los que trata de mejorar. El estatuto del autor no es apercibido como un estatuto absolutamente personal.


ImageDesde el punto de vista político y religioso, los libros siempre han sido censurados. De una manera general, los conflictos culturales propiciaron una importante destrucción de libros: en 303, el emperador Diocleciano ordenó incinerar todos los libros cristianos; y los cristianos, a su vez, destruyeron las bibliotecas. Estas prácticas han sido llevadas a cabo durante toda la historia de la humanidad. Se puede deducir que lo que está en juego en estas luchas en torno a los libros es: hacer desaparecer todo vestigio de las ideas del adversario privándole de la posteridad o de la inmortalidad que llevaba implícita el contenido de su obra. Se golpea ferozmente a un autor cuando se destruye su obra: es una forma de violencia que puede ser más eficaz que la violencia física. No obstante, otra forma de censura menos visible, pero también muy eficaz, consistente en reservar un libro para una elite; el libro no es, en su origen, un soporte para la libertad de expresión, puede servir para confundir los valores de un sistema político.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos